5 tips para vencer la rutina de pareja

Actualizado: 10 de dic de 2020

¿Te está pasando esto recientemente? ¿O incluso notas que es demasiado tiempo el que te viene pasando?


El amor romántico, el del paseo todo el día, el de no decidir nada, el de las uñas pintaditas sin arañazos, el de las pelis de Antena 3 de mediodía, no los dramacos, no existe, señoras.


Toda pareja tiene que hacer la compra, poner la lavadora, resolver temas, hacer que los niños hagan los deberes, vamos ponerte con ellos y otras mierdis que no apetecen.

Y aquí… tú, mujer ilusionada, ese príncipe azul va destiñiendo, ¿cierto?


Os voy a contar un secreto, el amor romántico de película, sin que se te estropee el esmalte de las uñas shhhhhhhhhhhhhh, sí, sí, son los padres.


Me encanta el cuentito de la rana y en esta ocasión es particularmente útil para explicar la naturaleza de las relaciones. Si metes una rana en una cacerola con agua hirviendo, la rana inmediatamente va a saltar fuera del agua. Instintivamente percibirá el peligro y elegirá sobrevivir sobre todas las cosas.


Es muy diferente si la metes en la misma cacerola con agua tibia y muy lentamente comienzas a subir la temperatura. Se irá adaptando y resistirá el aumento de esta, dando como resultado un aletargamiento. Finalmente la rana perderá su voluntad para abandonar el agua hirviendo e irse suavemente muriendo.


Esto es lo que puede suceder en nuestras relaciones de pareja. Nos vamos aclimatando a un ambiente tóxico y mediocre. Nos acondicionamos a ver la vida con ausencia de alegría y placer. Nos pasa como a la rana, vamos perdiendo la iniciativa de brincar y salir del agua hirviendo y prosperar.


Me gustaría que vieras este vídeo para animarte a que si esto que he descrito te está ocurriendo, hagas algo para solucionarlo, no vayas en “automático”..



Pues eso, despierta y pon en práctica:


1. Haz pequeñas actividades diferentes.


Los planes en común unen y la capacidad de compartir es básica en una pareja. Cualquier actividad que suponga descubrir juntos puede romper con la monotonía contra la que luchas.


2. Cuida los detalles.


Primero dejas de organizar cenas a la luz de las velas y en la mesa a todo tren como si viniera la Preysler y ya cenáis en la mesa pequeña y sin pan. Más tarde unes su regalo de Navidad con el de su cumpleaños porque, total, solo han pasado dos meses. ¿Te suena? A medida que la relación avanza y pasan los años, conoces más a la persona por tanto será más sencillo ofrecerle aquello que sabes que es importante para él. No en fechas señaladas, por favor: los detalles no tienen nada que ver con las fiestas comerciales. Abajo San Ballantines.



3. No te olvides de ti misma.


A menudo las mujeres cometemos el gran error de ocuparnos demasiado del resto y olvidarnos de los cuidados básicos que necesitamos nosotras. Es necesario dejar respirar la relación y para ello nada mejor que pensar en una misma y organizar tu tiempo como más lo disfrutes.

¡Date caprichos! Te revitaliza a ti y a la relación, palabrita.


4. Disfruta sin depender de él.


Realizar actividades lejos de tu rutina de pareja te ayudará a mejorar tu estado de ánimo y así, será más fácil que tu pareja y tú encontréis un equilibrio lejos de la ansiedad que provoca la monotonía.


5. No planifiques.


Muchas parejas se quedan atrapadas en la rutina por el empeño de planificar todos los movimientos del día, yo sé mucho de esto, tengo gen germánico. Y lo que empezó siendo una idea original de domingo o tarde de cine se convierte en un hábito, y ¡zas! la rutina os habrá atrapado irremediablemente. Por una parte, seguro que piensas que esta es tu mejor opción porque así no corres el riesgo de que algún acontecimiento te coja desprevenida, pero si quieres que tu relación dure, es necesario que cambies el chip: dad pie a la improvisación y apostad por un plan diferente. Improvisar no quiere decir gastar.


Si prefieres escucharlo, aquí tienes el podcast:

#rutina #relaciónpareja #aburrimiento #rutinapareja #monotonía #pareja

100 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo