Autoengaño o el arte de mentirme a mí misma

¿Te ocurre que en alguna situación te convences a ti misma de una realidad que es falsa? Es una trampa de la mente y lo hacemos de manera inconsciente.


Si quieres escucharlo, aquí tienes el podcast:

La diferencia entre el autoengaño y la mentira es que en la mentira, somos conscientes de que no estamos diciendo la verdad, normalmente suele ser con o hacia el exterior. El autoengaño suele estar relacionado con un estado interior, de hecho este se acerca como un camaleón, sin darnos cuenta.


El ejemplo de autoengaño funcional con el que yo más me encuentro es en pareja, cuando estás mal y sigues ahí. Dejemos hoy fuera el cómo hacerlo, el miedo, el si no estoy tan mal normalizado y otra situaciones de mier-coles, y hoy me centro en si me miento buscando:


- Reforzar convencerme de que mi decisión fue y sigue siendo la correcta. ¿Para qué? Para evitar el malestar que deriva de lo que creemos un fracaso. Tengamos en cuenta que es meramente adaptativo, válido a corto plazo y así debería ser, ya que a largo plazo no es positivo ni beneficioso.


Entrando un poco más en profundidad, si esto ocurre en una pareja, transformamos una verdad (un engaño, un no estoy bien, esto no me conviene) en una mentira que nos tranquiliza.


Apunto de nuevo que si esto se prolonga o repite en exceso, es negativo. Sería conveniente que te desafiaras a ti misma y no mantenerte en tu zona de confort de manera constante.


- Consuelo. El autoengaño consolatorio es una protección que nos impide madurar ya que me impide afrontar los problemas o circunstancias que nos hacen sentirnos mal y nos apoyamos en que es imposible superarlas.


Protege a la autoestima y al ego y que nada de lo que está ocurriendo es nuestra “culpa” y que somos víctimas de la situación. Tiene su parte positiva, claro, ya que muchas veces no somos responsables (que no culpables) de las circunstancias que tenemos. Sea como sea, es donde nos encontramos y quedarse ahí nos inmovilizaría hacia el cambio.


- Creérmelo. ¿Cómo? Mintiendo a los demás para convencerme yo de lo que quiera que sea, es muy sutil, se trasmite, se cuenta la historia con matices o percepciones que no son la realidad y con esa pequeña en principio, distorsión de la realidad creo poco a poco un relato y un personaje. Esto se transforma por repetición en verdad para quien lo ha creado.


En pareja algunos autoengaños ilusionan o incluso motivan a seguir creando esa nebulosa de autoengaño porque nos posiciona o no nos echa del calorcito del confort o normalización de determinadas situaciones o incluso de por qué sigo aquí. Encajan mejor con nuestros deseos, creencias y cuesta romper con ello.


Por ello, te invito a que bucees en tu interior, a qué observes de qué estás hecha, cuáles son tus valores, qué pasaría si le contaras eso a una amiga, incluso a una persona desconocida, asin implicación emocional contigo, eso puede ayudarte a protegerte de cualquier autoengaño y dirigirte a la meta que real y honestamente te gustaría alcanzar.


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo