Lo que necesitas saber cuando no estás bien con tu pareja

Es esa sensación de que no eres feliz en tu relación de pareja pero tampoco estás siendo capaz de dejarla.



Si prefieres escucharlo, aquí tienes el podcast:




¿Sientes que no eres feliz con tu pareja? ¿Que hace tiempo que no estás bien o simplemente y sobre todo en relaciones recientes, no terminas de sentirte bien con esa persona?

Conozco esos ciclos: unas veces se está bien y otras no, seriamente no. Algunos momentos tienes claro que lo vuestro no tiene solución y otros momentos crees que se va a arreglar.

Pues ya te adelanto, que las cosas solitas no se arreglan.


La conclusión, y así te lo facilito es que no eres feliz en tu pareja y quieres dejar de sentirte así pero no sabes qué carajo hacer ni cómo.


Ahora viene lo que escuece y recuerda: si pica es que aplica.

Si estás con una pareja con la que no eres feliz y no la sueltas, está pasando una cosa: dependencia emocional. No hiperventiles, no es dependencia de la persona, que ya sé que puedes ser muy independiente y bla, bla, no tiene que ver con eso.


La dependencia emocional es la incapacidad de dejar una relación en la que, por el motivo que sea, no te sientes bien. Y la dependencia emocional tiene que ver mucho con la autoestima. Habría que trabajar eso, en otro post lo trataremos más a fondo.


Y siempre además que hay dependencia emocional atenta: hay autoengaño.


A lo que te sirve:


¿Cuáles son las señales que indican que sin lugar a dudas hay dependencia emocional en la relación?


1. Cuando no estás bien con él porque no te sientes apoyada o importante y ahí sigues.


2. Ya no sientes que te quiera, pero tienes miedo a separarte. No te sientes capaz de hacerlo, si así lo crees, así es.


3. Cuando sientes que no estás siendo tú, que no puedes relajarte ni ser auténtica. Estás triste, mustia, como viendo la vida pasar, desconectada y sin energía. Ahí estás.


4. Reconoces que lo que te aporta no es lo que tú quieres, que te estás conformando con menos de lo que te gustaría y no te vas.


5. Tienes la sensación de que estás perdiendo el tiempo, no estás haciendo lo que sueñas querer hacer y sientes que se te está escapando la vida, y ahí sigues.


6. Cuando juegas a la margarita, hoy sí estamos bien, venga si no estamos tan mal en el fondo; mañana tienes fuerzas y venga, que sí, que lo voy a dejar, que no puedo seguir así. Sí, claro que puedes, no sabes el aguante que tiene el cuerpito, y así sigues.


7. Estás esperando a que el otro cambie, que antes no era así, el príncipe azul ha desteñido, que se pase la mala racha y esos autoengaños o posponedores.


8. No te sientes bien a su lado porque no te gusta cómo te trata o cómo trata a los demás. Pero, aun así, no te vas.


9. Te pasas las horas inventando qué hacer para que vaya mejor, para que os entendáis, pero no lo logras. Y no te vas.


10. Te da mucho miedo imaginarte sola, por eso también sigues ahí, porque total, estás calentita y con compañía.


Venga y la extra de verano: piensas en separarte y lo pasas mal, pues normal, querida, se pasa mal y a nadie en principio le apetece.


Cuando hay dudas, SIEMPRE es que no.


Yo te puedo ayudar con esto. Reserva una sesión gratis de asesoramiento para que me cuentes y te cuente cómo resolver el problema y que tú te encuentres bien. Lo mereces, no se te olvide.



16 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo