Mejor lo malo conocido que lo bueno por conocer y otras frases de mierda

¿Qué nos lleva a tener este tipo de pensamiento? ¿Qué hacer cuando esto ocurre?


Si quieres escucharlo, aquí tienes el podcast:

En ocasiones el deseo de amar y de ser amado, la dependencia emocional da igual de donde venga y por qué, la necesidad de ser correspondida, la que nunca se pierde: la esperanza de que la situación cambiará o incluso la persona se dará cuenta de que me hace mal y cambiará y otros espejismos varios; son los que hacen que nos quedemos donde estamos, en una relación que funciona a medias.


El ni contigo ni sin ti o incluso una relación que no se concreta donde tú vives con la ansiedad de no saber exactamente qué vínculo afectivo tienes con la otra persona o qué puedes esperar de ella mientras que la otra parte vive una película totalmente distinta.


Si no es lo que quieres, no es lo que te gustaría, no lo pasas extraordinariamente: la relación no funciona, lo puedas ver o no.


Qué hacer cuando una relación ya no funciona

Si la historia no avanza y las expectativas personales y la realidad no encajan como las piezas de un puzle, la realidad produce el dolor de la inseguridad constante al no poder poner palabras claras que describan la historia de una forma objetiva.


Cuando una relación se enfría primero habría que detectar las razones de esta situación y valorar si se puede seguir adelante. Puede ser un paso doloroso, sin embargo, es algo necesario para avanzar en nuestras vidas.


Toma distancia en la medida en que sea posible, cuando nos alejamos del epicentro del problema todo se ve con más claridad. Una vez trates toda la información y el balance salga favorable a tu felicidad (lo que tiene que salir, no deberías conformarte con menos, no somos eternas, el tiempo se va, si no lo tienes claro, si sufres, si estás en un bucle, busca ayuda), es el momento de afrontar la situación, toca actuar.


Pero, ¿cómo termino la relación sin hacer daño? Importante también esto, sabemos cómo hacerlo, venga.


En contraposición, es importante también que tengas en cuenta que nosotros mismos somos responsables solamente de nuestras emociones y acciones. No podemos responsabilizarnos de las emociones y acciones de los demás. Por esto se sufre mucho.


Es por ello que, cuando tomas una decisión que crees que puede doler a la otra persona es importante hacerlo desde el respeto y la buena comunicación.


Es probable que tú ya le hayas dedicado un tiempo de reflexión a este tema y a las emociones que estás experimentando, por lo que es importante que entiendas que la otra persona también necesite de un tiempo de reflexión y aceptación sobre ello.


Siempre debemos aspirar a nuestra máxima felicidad y por ello no reprimirla a causa de la comodidad y el miedo. No debería ser negociable para ti.


Hay cosas que solo puedes hacer tú. Piensa en qué es lo peor que te puede pasar y qué es lo mejor. A por ello, lo que te vaya a hacer bien y no te conformes con poco, vales y mereces lo mejor y algunas cosas solo te las puedes conceder tú. No somos eternas, el tiempo se acaba.

11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo