Roles tóxicos en la pareja


Si soy capaz de identificar un rol cuando estoy entrando a escena, soy capaz de cambiarlo.




¡ATENCIÓN! Este post puede herir sensibilidades si uno es honesto consigo mismo.


Puede ser que no hayas identificado aun qué es lo que le pasa a tu relación pero sabes que te consume energía, sabes que es circular, sabes que no hay forma de poder salir de estos automatismos donde tienes la sensación de que todo sigue igual aunque no te sirva o te desgaste muchísimo.


Es muy posible que lo que te esté sucediendo es que estés bajo el influjo de roles heredados inconscientemente desde tu propia familia que tienen que ver con la manipulación, así de duro es.

No entres en pánico, aunque esté muy de moda, tu relación puede no ser un: ¡Jo, tía, eso es una relación tóxica!




Te voy a explicar el triángulo dramático en pareja a ver si te reconoces en él.

También conocido como el triángulo dramático de Karpman, es un modelo que tiene por objetivo representar las relaciones humanas destructivas. Analiza aquellas situaciones en las que intervienen 2 o más personas (sirve para cualquier tipo de relación) y en las que hay determinados conflictos.


Tiene por protagonistas a perseguidores, víctimas y salvadores, de tal forma que se van cambiando ese rol de forma continuada, o no.


Rol de salvador: donde terminas haciendo por los demás cosas que no te corresponden, que además no te han pedido, que luego además no son agradecidas y te sientes mal.


Puede ser que estés en un rol más perseguidor donde realmente lo que te está sucediendo es que tengas tal nivel de dolor interno, de malestar de otras épocas y que de alguna manera vayas vertiendo sobre tu pareja la ira, la frustración y el malestar y además acabes culpando, machacando, generando esa sensación viciada de que tenemos que dominar a otros o bien puede que estés en ese rol de víctima quizás más infantil, más utilizado porque aparentemente es menos activo-agresivo, donde sientes que los demás continuamente son los que impiden tu crecimiento, también piensas que son los demás los que tendrían que cambiar, que tú no tienes ninguna responsabilidad y curiosamente estás coparticipado de toda esta toxicidad que se puede ver en tus relaciones.


Es muy importante identificar los roles para que te puedas ver a ti misma: cómo te vas colocando en cada uno de ellos con tu pareja y/o las personas de tu trabajo, de tu familia, con tus propios hijos.


Que vayas identificando dónde te colocas en relación a los demás porque al final hay como una codependencia: un personaje no existe sin el otro.


Me gustaría que identificaras qué puedes hacer para salir de ahí y no entrar a manipular a los otros, ni acceder a las manipulaciones de los demás a través de la culpa o vergüenza porque esto nos aleja muchísimo en relaciones sinceras sanas y naturales.


Ahora mi mano: ¿CÓMO ROMPER CON LOS ROLES DEL TRIÁNGULO DRAMÁTICO?

Puede parecer un callejón sin salida debido a que aquellos que se encuentran dentro del triángulo no se pueden ver a sí mismos como si fuesen víctimas, salvadores o perseguidores. Ellos piensan que mantienen un rol lógico y que su forma de comportarse atiende a razones.


Esto es debido a que no ven la situación en perspectiva, si no que tan solo pueden ver una parte de la situación.

Por ejemplo, el que adopta el perfil de perseguidor tan solo será capaz de ver los errores y fallos, mientras que la víctima sólo verá los malos tratos que recibe y el salvador justificará su forma de actuar alegando que solo tiene buenas intenciones.


La forma de cambiar la situación de cada uno de estos roles es desarrollar algún tipo de habilidad o competencia. ¿Te suena muy a ciencia ficción? Existen, de verdad.


Y si te encuentras en alguno de estos papeles y tienes dificultad para salir, yo te puedo ayudar con esto seriamente. Aquí solo unas pinceladas:


·Perseguidor: para que el perseguidor pueda evolucionar será necesario que sea capaz de reconocer lo que quiere y sus necesidades, discriminando aquellas que no sean las suyas. Tendrá que adoptar una actitud asertiva y no castigar a los demás.


·Salvador: finalmente, para conseguir que el salvador mejore su situación tendrá que practicar la empatía (la seca, hay empatía mojada y seca, googleadlo) y aprender a que no puede hacerse cargo de todos los problemas de los demás así sea su pareja y que forman parte del crecimiento personal de la otra persona.


·Víctima: Para que la víctima pueda escapar de este laberinto, tendrá que ser consciente de la situación en la que se encuentra, de lo vulnerable que está y empezar a buscar recursos propios y a hacerse cargo de sí mismo. Nunca se debe utilizar esta situación como pretexto, sino como un punto de inicio para empezar a trabajar.

Táctica y estrategia. Poema de Mario Benedetti. Mi táctica es mirarte aprender como sos, quererte como sos Mi táctica es hablarte y escucharte, construir con palabras un puente indestructible Mi táctica es quedarme en tu recuerdo, no sé cómo, ni sé con qué pretexto, pero quedarme en vos Mi táctica es ser franco y saber que vos sos franca y que no nos vendamos simulacros para que entre los dos no haya telón ni abismos Mi estrategia es en cambio más profunda y más simple, mi estrategia es que un día no sé cómo ni sé con qué pretexto por fin me necesites.

En el próximo post te hablo de otros roles en pareja, más ligeros, ¿sí?

5 vistas0 comentarios
  • Instagram
  • Facebook
  • YouTube
  • Twitter

Laura Garrido - Contacto

© Madrid, 2020